Emprendedores creativos, “Descorjet”, un producto innovador

Muchas veces la realidad cotidiana puede ser la fuente de inspiración para los mejores negocios, y eso fue lo que les pasó a Hugo Olivera y a Eduardo Fernández, inventores de profesión, a quienes se les ocurrió la idea que les cambió la vida leyendo el diario en Año Nuevo.

Ahí, como casi todos los fines de año, se informaba acerca de la elevada cifra de personas heridas por el descorche de las botellas de sidra y champagne. Entonces, estos hombres dedicados a inventar objetos que ayuden a los hombres, comenzaron a trabajar en el desarrollo de algún aparato que sirva para abrir las botellas en forma segura. Así fue como nació Descorjet en el año 2001.

Lo primero que hicieron fue patentar el nuevo invento, y luego se pusieron en marcha para conseguir inversores interesados en explotar el negocio. “Después de visitar a 30 empresarios, el 31 nos dijo que sí”, recuerda Olivera. Los creadores no se conformaron sólo con la invención del producto en sí, sino que también se encargaron del diseño de la marca, el logotipo y el packaging del mismo.

En ese año 2001, el Descorjet ganó el primer premio en la Exposición Internacional de Inventos de Ginebra, y hoy se puede conseguir tanto en Argentina, como en Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Italia, Australia o Nueva Zelanda.

Luego del éxito de Descorjet, y a raíz de otra noticia periodística, los inventores argentinos se dedicaron a desarrollar cestos de basura blindados, para que no puedan ser rotos ni robados del espacio público. Actualmente, desarrollan inventos a pedido, como el pelador de cebollas que están desarrollando en la actualidad.

Fuente: Diario Clarín y Bumeran.

3 comentarios en “Emprendedores creativos, “Descorjet”, un producto innovador

  1. Sr.
    Por la presente les hago llegar mis feliciatciones por la labor que hacen. A su vez solicitar informacion de la comercializacion de sus productos en Bolivia.
    Me despido agradeciendo su atencion y esperando su repuesta.
    Atte.

  2. Tengo el Descorjet. Es buenìsimo con casi todas las botellas de champagne. Sobre todo con las de Chandon. Lo he probado en algunas enlas que no funciòna, quizas por diferencias en los diametros de los corchos. Pero en general es fantàstico.
    Lamentablemente, he observado que las partes bronceadas se deterioran con el tiempo. Habrìa que hacerlas de bronce porque no resisten el tiempo las actuales. Mi e-mail es harrismarianag@hotmail.com
    y me gustarìa repararlo si es posible. Gracias, y espero sus noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.