Relato de un emprendedor de éxito

Creo que podemos aprender mucho leyendo a los grandes emprendedores. No sé si a todos les sucede igual, pero a mí me han enseñado a cambiar mi forma de pensar y de alguna manera los interpreto como guías. Personas que, a través de su conducta, me hacen ver con mayor claridad cual es el camino que debo seguir.

No quiero repetir el mismo error que, según creo, comete la mayoría. Cuando se enfocan sólo en técnicas específicas sin tener una visión global del problema. Como si alcanzar el éxito fuese posible a través de un simple manual de instrucciones y sin tener en cuenta el factor humano. Que, y de esto no tengo la menor duda, es lo más importante. Para mí, no hay éxito posible si antes no crecemos como personas. Bueno, por algo hay tanta gente que no deja de fracasar y vive en la pobreza toda la vida.

Dale Carnegie es un autor de éxito que me agrada mucho leer. Sus historias rebosan de experiencias motivadoras. Relatos estimulantes que tienen mucho valor para mí. Su propia vida es un modelo para cualquier emprendedor. Él no nació rico y famoso; sino que, como muchos, tuvo que luchar para abrirse camino y sus primeros pasos fueron difíciles. Así lo cuenta en uno de sus libros:

          “A los veintitrés años yo era uno de los jóvenes más infelices que había en Nueva York. Vendía motores de camiones para ganarme la vida. No tenía la menor idea de qué era lo que hacía funcionar un motor. Pero eso no era todo: ni siquiera me interesaba aprenderlo. Detestaba mi trabajo. Detestaba vivir en una barata habitación amueblada en la calle 66 Oeste, una habitación llena de cucarachas. Todavía me acuerdo de que yo tenía un montón de corbatas colgadas en las paredes, y cuando iba a sacar una cada mañana, las cucarachas escapaban en todas direcciones. Detestaba tener que comer en restaurantes baratos y sucios, que seguramente también estaban llenos de cucarachas.
          “Regresaba todas las noches a mi solitaria habitación con un terrible dolor de cabeza, que se alimentaba y nutría con las desilusiones, las preocupaciones, la amargura y la rebeldía. Me rebelaba porque los sueños que yo había acariciado allá por los tiempos en que estaba en el colegio se habían convertido en pesadillas. ¿Esto era la vida? ¿Era esta la aventura vital que yo había esperado con tanta ansiedad? ¿Era esto todo lo que la vida iba a significar para mí, ocupado en un trabajo que despreciaba y sin esperanza alguna para el futuro? Ansiaba tener tiempo para leer. Ansiaba escribir los libros que había soñado escribir cuando estaba en el colegio.
          “Sabía que tenía todo para ganar y nada para perder si abandonaba el trabajo que detestaba. No estaba interesado en hacer mucho dinero, pero sí me interesaba vivir mucho. En suma, había llegado a un Rubicón, a ese momento de decisión que debe enfrentar la mayoría de los jóvenes cuando comienzan a vivir por su cuenta. De modo que tomé mi decisión, y esa decisión alteró por completo mi futuro. Ha hecho que el resto de mi vida fuera feliz y satisfactoria más allá de mis utópicas aspiraciones.
          “Esta fue mi decisión: abandonaría el trabajo que detestaba y, dado que había pasado cuatro años estudiando en el State Teachers College de Warrensburg, Missouri, estudiando para ser docente, viviría dando clases a adultos en las escuelas nocturnas. De este modo tendría el día libre para leer libros, preparar las clases, escribir novelas y cuentos. Yo quería ‘vivir para escribir y escribir para vivir’.”

Dale Carnegie

11 comentarios en “Relato de un emprendedor de éxito

  1. Que bien , toda la decisión esta en uno para trabajar por el éxito que queremos tener en la vida , no es fácil pero yo soy un creyente que si se puede lograr con un poco de extra esfuerzo que hagamos para conseguirlo gracias por dejarme expresar es mi humilde opinión.

  2. La verdad es q siempre debe haber una motivacion tuya,y no seran tus hijos mas bn una vision o una ilusion (una mujer),pero lograrlo tu proposito toma tiempo y muchas veces duele,y debe ser constante o sea fuerte y rapido en pensar y en hacer (por una milesima puedes perder),y asi quieras renunciar sigue continua (lastimosamente asi es este mundo y aun no cambia),ya veras q cuando lo logres seras en verdad libre(solo cuando haces lo q piensas para ti,no cuando permaneces trabjando para otro),se q esto no es nada de lo sentimos al emprender,Estoy creando una red de emprendedores soy igual,me gustaria compartir mis ideas(deadmask1990@gmail.com)

  3. En si todos pasamos por problemas que nos pudieran desanimar, la cuestión es como enfrentamos esos problemas, los podemos enfrentar con una actitud positiva o lo podemos hacer quejandonos de nuestra situación, la diferencia entre una y la otra es que el que lo ve con una actitud positiva y piensa que puede mejorar y que va a mejorar!, es el que cuando le salga una oportunidad mejor la va a tomar, en cuanto al que lo hace con una mala actitud este se va a quedar como esta y no va a hacer nada para cambiar su realidad.

  4. esque a veces ay personas q ni siquiera pueden estudiar y asi asta llegar a su juventud , luegoo buscan trabajo pero los que tienen dinero ahora no les da la oportunidad de superce y la gente pobre es descriminada x jente q se hace llamar ricaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡?????? pero de que ”””””””’¡¡
    no descriminen a los pobres y den trabajo a los que lo nesesitan aun si no ayan estudiado em las mejores univrsides

  5. El querer es poder. Visualicemos firmemente nuestros propositos. Lo que realmente vale la pena no es facil y requiere tiempo y perseverancia. ASR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.